El principito y la gestión empresarial: Que nos digan que no es posible

He de comenzar confesando que antes de leer “El Principito y la gestión empresarial” tenía la expectativa de encontrarme ante un libro en el que el autor planteara un nuevo modelo de gestión de las organizaciones, pero realmente me quedé corto en mi pre-análisis, ya que José Manuel Navarro ha ido mucho más allá, nos plantea un nuevo modelo social, en el que recuperar a las personas como piedra angular del mismo.

cubierta_El principito y la gestión empresarial _11mm_180213.inComo no podía ser de otra forma (y ya he escrito anteriormente “El humanismo; la próxima revolución social”) coincido plenamente con el objetivo y las recomendaciones que se plantean en el libro para intentar hacer evolucionar el modelo actual centrado en los beneficios económicos como fin último, a un modelo en el que el fin último sean las personas (atender a sus necesidades y prioridades), o dicho de otra forma, desarrollar el modelo humanista.

No es que el libro no trate de la gestión empresarial, sino que el autor considera que para conseguir una transformación en las organizaciones, es necesario transformar la propia sociedad en la que se dan cabida.

Y si nos paramos a reflexionar, es totalmente lógico; pensad que la falta de visión estratégica, la búsqueda de los beneficios económicos a corto plazo, el considerar a las personas como un coste y no como una inversión que vemos en el día a día de las empresas, no deja de ser una imitación de las características de la propia sociedad.

¿Y cómo plantea el autor cambiar la visión actual? Pues a través de un cambio en el modelo de relaciones de las organizaciones en sus dos perspectivas:

  • La perspectiva interna, que define las relaciones e interacciones de las organizaciones en la que se debería de impulsar el concepto de employer branding como política de gestión de las personas, buscando el beneficio mutuo y la co-responsabilidad de las partes para conseguir los resultados de la organización (que no tendrían que ser sólo económicos)
  • La perspectiva externa, vinculada a las relaciones con los diferentes colectivos del entorno de la organización (clientes, proveedores, asociaciones, entes públicos…) con los que se debe utilizar el marketing como elemento del cambio, pero un marketing diferencial del actual, que pase de centrarse en una herramienta de venta a intentar conectar con su entorno a través de la búsqueda de los beneficios de sus clientes, proveedores, accionistas… 

Otra idea con fuerza de las muchas que plantea José Manuel Navarro en su libro, es la importancia de las redes sociales para alcanzar el cambio, ya que gracias a ellas se globaliza y descentraliza la comunicación y las interacciones entre los diferentes players, así por ejemplo la reputación y prestigio de una organización no depende de lo que desde la propia empresa se quiera mostrar, sino lo que los diferentes colectivos vinculados a esa empresa plantean a través de sus diferentes interacciones. Esas opiniones podrán influir más que las lanzadas por la propia empresa.

Podría seguir planteando otras reflexiones que aparecen en “el Principito” ya que el libro está lleno de ellas, que intentan conseguir el mismo objetivo, hacer evolucionar el modelo social actual en sus diferentes perspectivas.

Como conclusión podría decir que el autor ha conseguido desarrollar con “el Principito y la gestión empresarial”, una respuesta ante el modelo social, económico y productivo a través de sus reflexiones desde su visión poliédrica, en la cual plantea soluciones desde diferentes perspectivas (marketing, management, ética, ecología o relaciones laborales) para demostrarnos que la crisis puede significar un punto de partida para el desarrollo de un nuevo modelo y la ruptura del actual (causante de los desajustes e injusticias sociales)

El principito y su autor nos muestran el camino para recuperar una sociedad en la que el centro de las actividades sea la innovación y el desarrollo social y no el crecimiento económico por encima de los daños y consecuencias.

Recupero una cita con la que José Manuel Navarro, concluye su libro, “lo único que nos enseña la historia es que nadie aprende nunca nada de la historia” (Hegel) con la ilusión de que gracias a la visión de este autor y otros muchos que piensan y pensamos que otra sociedad y modelo económico es posible, no tengamos que volver a repetir la cita en un futuro.

2 Respuestas a “El principito y la gestión empresarial: Que nos digan que no es posible

  1. Si es muy importante y coincido de ver al Empleado como una inversión y no un gasto, pero la condicion humana es impredecible y las pasiones humanas son infinitas. Son muchas las empresas y experiencias que invierten en sus empleados y al verse capacitados y formados, se ven a si mismos como una mercancía y se ofrecen al mejor postor .

    • Muy interesante tu punto de vista, y creo que da para un debate muy interesante, pero fíjate en lo que comentas “después de capacitarles y formarles”…. pero igual lo que hay que hacer con nuestros equipos es “motivarles y comprometerles” sino se “venderán” como mercancía ya que nadie les ha tratado como otra cosa.
      Muchas gracias por tu comentario Luz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s