Atención con los garbanzos negros

Cuando era pequeño, mi madre siempre nos recordaba que tuviéramos cuidado si nos tocaba un garbanzo negro en nuestro plato de cocido ya que si nos los comíamos nos dejaría un mal sabor de boca que podría incluso provocar que el resto de los garbanzos no nos supieran bien.

Pues no sólo existen los garbanzos negros en los cocidos de nuestras madres, sino que las organizaciones están plagadas de ellos, y al igual que en el cocido, estos provocan con sus acciones un mal sabor de boca general en la propia organización.

Para mi son “garbanzos negros” aquellas personas que con su actitud, comentarios y acciones van contaminando poco a poco al personal de las diferentes áreas, departamentos o unidades de negocio en las que se encuentran.

Seguro que muchos de vosotros podéis poner nombre y apellidos a personas de vuestro entorno que encajan perfectamente en esta definición, es fundamental tenerlos identificados, ya que su acción es como una pequeña plaga sobre la que si no se actúa a tiempo, puede llegar a provocar una pandemia organizativa.

imagen_atencionAlgunas de las características comunes a este tipo de persona son su negatividad y su necesidad de control y gestión de la información para convertirse en el centro de un grupo que termina pensando de la misma manera, viendo las mismas verdades y poniéndose en contra de lo mismo que su cabecilla.

Es muy fácil para ellos intentar ganarse a sus iguales y si está en un puesto de responsabilidad (que también los hay) a sus colaboradores, construyendo su propia realidad, que claramente es totalmente contraria a la verdad de la organización, identificándose como el “último mohicano” y salvador de todos los que les rodean, ganando fuerza con respecto a su grupo, y quitándose de en medio cuando las cosas no van como se esperan.

Si identificamos a alguien así en nuestro equipo de trabajo, por favor no os fiéis nunca de el/ella, ya que aunque parezca que es “el Ché Guevara” y os repita mil veces que todo el mundo es malo con vosotros, que no os respetan, no os promocionan, no os dan ese curso de formación que según el/ella tanto os habéis ganado y que si fuera por el/ella ya lo tendrías hace mucho tiempo…. no os fiéis, su fin último es conseguir que el clima se enrarezca, que exista conflicto, que os sintáis victimas y que protestéis más que nadie por todas esas injusticias.

Que no os engañen porque estos garbanzos negros, juegan a esta guerra con dos objetivos claros,

  1. Convertirse en un líder informal de un grupo, que pueda dominar, y
  2. Destacar del resto para conseguir sus propios objetivos personales y profesionales; eso de que cuando vea al jefe le va a dejar las cosas claras… y que si el/ella fuera vosotros ya se habría ido de la empresa porque no saben apreciar lo que tienen…. no os lo creáis.

Me gustaría daros dos consejos:

El primero es para aquellos que ya hayáis identificado a alguien así en vuestro entorno, y es simple: Pensar, actuar, hablar y expresaros por vosotros mismos y no os dejéis influenciar por personas que empiezan frases con “Yo en tu lugar….”

“Yo si fuera tu…”… o que os intentan regalar el oído sin venir a cuento.

Analizar vosotros mismos las diferentes situaciones de la organización, y cómo os afectan las mismas…. y no a través de la interpretación

“siempre negativa” de otros. Una herramienta infalible que os puede ayudar cuando sepáis que un “garbanzo negro” viene a contaminaros es un mp3 y música de la buena… “vamos, que les ignoréis”.

El segundo de los consejos es para los que tienen que gestionar a un “garbancito” dentro de sus equipos.

Lo primero como ya he dicho es identificarlos, en vuestro caso es más complicado ya que aunque entre sus iguales sea la persona más reivindicativa y más negativa, de cara al jefe y sobretodo en la intimidad del “one to one” esto cambia y sus gestos y actitud es claramente positiva… (sino es así, no hablamos de un “garbanzo negro” sino de “un Kamikaze”).

Para identificarlos intentar observar al resto del equipo, ver de donde pueden venir las rencillas, los conflictos, la negatividad de tu equipo… porque la fuente suele ser siempre la misma.

Y una vez identificado, actúa rápido y en tres direcciones: 1) Gestiona tu la comunicación 2) Clarifica las cosas de la manera más individual y directa que puedas a todas las personas, 3) Adelantaté a los rumores, gestionando las expectativas de cada persona.

En resumen y como no hay nada mejor en esta vida que el consejo de una madre, sacar a estos garbanzos negros de nuestro plato para que el cocido siga teniendo el mejor de los sabores, y hacerlo rápido no se vayan a contaminar el resto de los garbanzos.

Publicado en: http://www.hrlab.es el 7/11/2011 http://hrlab.es/2011/11/07/los-garbanzos-negros/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s