YA NO QUIERO SER DE “RECURSOS HUMANOS”

Aunque pueda parecer el último de nuestros problemas en estos momentos, creo que deberíamos aprovechar esta etapa de shock y de ruptura, y en la que se ven tan claros los errores que hemos cometido por nuestra falta de visión (en todos los ámbitos de la sociedad) para poner encima de la mesa aspectos que no hemos querido cambiar incluso antes de la crisis.

Es el momento de empezar a llamar a las cosas por su nombre, o mejor dicho, llamar a las cosas por lo que significan o por el objetivo que cumplen o en muchos casos “deberían cumplir”.

Hay infinidad de cosas o incluso de personas a las que les hemos puesto nombres que no les pegan, que no nos muestran lo que son o lo que quieren ser…. Quién no ha pensado después de que le presentaran a alguien que sus padres se habían confundido al ponerle el nombre que tenía. ¿Antonio? Que va tú no tienes cara de Antonio ni de coña, tú te llamas Federico, aunque tu aún no lo sepas….

También nos pasa con diferentes objetos o incluso lugares que conocemos y que pensamos que no se corresponden con el nombre que les han puesto, (cada uno de vosotros tendréis una lista de cosas o lugares de nombres equivocados). Yo no pretendo escribir mi lista, ya que podríamos entrar en una discusión en la que nadie tendría argumentos sólidos con los que defender sus preferencias.

La discusión sobre lo acertado o incorrecto del nombre de un objeto, persona o lugar se centra en que los nombres propios no suelen indicar el objetivo último o las características que lo forman.

hombre_martilloPor el contrario hay nombres que teóricamente que si tienen o quieren tener en su nombre el significado de su función pero lo que consiguen es generar una mayor confusión o falta de entendimiento.

Esto es lo que nos ocurre a los profesionales de “RECURSOS HUMANOS”…. Siempre que me ha tocado decir a qué me dedico, pienso que si la persona que tengo enfrente se pusiera a analizar lo que le estoy diciendo, sus conclusiones serían totalmente contrarias a lo que yo considero que es mi profesión.

¿Os habéis planteado alguna vez que transmitimos cuando decimos que trabajamos en RECURSOS HUMANOS?

Pues decimos que nos dedicamos a tratar, gestionar o dirigir o el verbo de acción que se nos venga en gana…. un tipo de recurso de la organización que es el “humano”….  Por lo que “materializamos a las personas” y los ponemos a la misma altura del resto de los recursos.

Igual pensáis que el nombre es lo de menos, pero yo creo que es lo contrario, el nombre es toda una declaración de intenciones, de lo que se supone es el objetivo de nuestro trabajo, aunque si es cierto que si analizamos el papel que nos están dando en las organizaciones para poder solucionar o paliar los efectos de la crisis, igual tendríamos que mantener el nombre, ya que o “Administramos al personal” o “Gestionamos humanos”….

Si queremos cambiar esto tenemos que empezar por pensar ¿Qué es lo que queremos ser?, ¿Cuál creemos que es nuestro papel dentro de las organizaciones? Y luego identificar nuestro rol con un nombre que indique esta intención.

Mi intención es dejar de dedicarme a “RECURSOS HUMANOS”, las personas son nuestra materia prima, pero no son un recurso, son una pieza clave, y gracias a ellas se puede marcar la diferencia entre dos empresas que tienen los mismos “RECURSOS”.

Seguiréis trabajando en RECURSOS HUMANOS si gestionáis a las personas como recursos,  desaprovechar el potencial y el afán de superación que tenemos las personas, para seguir tratando a los equipos como piezas de un engranaje o como he oído en alguna ocasión “el gasto más grande de una organización”….

Yo tengo claro que no me quiero dedicar a RECURSOS HUMANOS, y voy a cambiar de profesión, ya que mi punto de vista no tiene nada que ver con ese término, el objetivo de esta profesión es el de conseguir sacar lo mejor de las personas, ayudarlas, darlas el soporte oportuno para que marquen la diferencia, construir políticas que lo posibiliten, marcar el camino, comunicarles lo que se espera de ellas, motivarlas, ayudarlas a transformar las organizaciones…. Ese es mi trabajo y ahora mi pregunta es ¿Vosotros creéis que si yo sigo diciendo que me dedico a RECURSOS HUMANOS alguien va a pensar que mi objetivo es el que os acabo de comentar?

Ahora sólo necesito encontrar un nombre que se adecúe con los objetivos de la profesión. Algunas organizaciones ya plantean nombres que me gustan más y en los que podemos ver claramente los objetivos que quieren cumplir; ejemplo destacado y llamativo es el de la empresa Mobivery, que tiene un Departamento de la gestión de la felicidad, gran labor y gran equipo de profesionales que han convertido en real con lo que muchos soñábamos.

Otros ejemplos que me gustan más son “área de Capital Humano” o algún término en inglés (qué siempre da más caché y empaque a lo que se hace) entre los que me gusta People&Change, porque creo que se aúnan dos grandes objetivos las personas y el cambio que tenemos que impulsar en las organizaciones a través de estas personas.

Estas son mis sugerencias pero ¿Y a vosotros? ¿Qué pensáis del nombre actual de “RECURSOS HUMANOS”? y ¿Qué nombre tendría que tener nuestra profesión?, ¿Alguna sugerencia?

Para concluir me gustaría decir que no sólo es importante este cambio de nombre, sino que el mismo tiene que ir acompañado por un cambio en las prácticas, y del rol que tenemos que  jugar dentro de las organizaciones. Y una vez que tengamos claros nuestros objetivos y responsabilidades, pongamos un nombre que nos sirva como declaración de intenciones y que no necesite de mayores explicaciones  para los que nos pregunten a qué nos dedicamos. 

20 Respuestas a “YA NO QUIERO SER DE “RECURSOS HUMANOS”

  1. yo tambien creo en el poder de las palabras, y del lenguaje transformacional. Lo que decimos a los demás influye en lo que van a ser, y con nosotros mismos igual. La historia de Pigmalion es un gran ejemplo.

    A mi, acepciones como la de Eugenio Andrés (personas con recursos) me gusta mucho. Yo lo llamaría departamento de Gestión y Desarrollo de personas. te gusta? jejeje. El término “gestión” sería por la parte hard.

    NO voy a dejar influirme por los que en cuanto les digo que soy de RRHH me dicen: Ahh entonces haces nóminas, no?…yo quiero hacerlas, pero tb ir más allá

    Gracias por el post

    • Juan gracias por tu comentario, pues la verdad es que la palabra “personas” también me gusta porque es el fin último de nuestras acciones…. y si nuestro objetivo principal fuera la “Gestión y el desarrollo” pues creo que tu opción es la correcta. Al menos creo que quedarían claras las intenciones.

      Un cordial saludo y gracias a ti por leerlo y comentar! (Generar debate es fundamental para ir avanzando)

  2. Buenos días, gracias por el post. Es interesante compartir con otros profesionales la idea de que un ciclo ha terminado para nuestro campo profesional. Las lineas de actividad que desarrollamos en las organizaciones como “expertos” en “Recursos Humanos” no han conseguido alcanzar un nivel estratégico y nuclear en las políticas organizacionales. Tengo la impresión de que como campo profesional hemos sido poco “expertos” y demasiado gestores de “Recursos Humanos”.
    Con esto quiero decir que estoy totalmente de acuerdo con el enfoque de que el nombre adultera la actividad, nos condiciona hacia una pseudocreencia en el potencial de las personas. Las convertimos primeramente en “elementos” de gestión, propiedad de la organización, y luego nos enfocamos a “sacar” lo mejor de ellas, para mejoría y aprovechamiento de nuevo, por parte de la organización. Queda como simple elemento decorativo la fe real en que las personas que forman los equipos de trabajo son quienes con su implicación, motivación y capacidades hacen que la actividad de una empresa sea mala, buena o excelente.
    Como nombre, he escuchado algunos que me parecen más adecuados que el de Departamento de Recursos Humanos. Me gusta Área de Personas y desarrollo organizacional. Sin duda, no es difícil mejorar el término de recursos humanos, más difícil es vencer su aceptación y vigencia, así como sus connotaciones.
    Me uno a la ola de profesionales en materia de personas y organizaciones que creemos que tenemos una misión que desarrollar en estos tiempos que atravesamos: renovar un área profesional que ha intentado aportar mucho, pero que ha conseguido menos de los esperado. Fortalecer un enfoque de las organizaciones y equipos basado en lo que obviamente le proporciona la existencia: las personas que lo forman. Me uno a los que creen que el talento, el potencial, la motivación y la implicación, la felicidad en el trabajo son algo más que contenidos para conferencias y ponencias.
    Comencemos por definirnos como profesionales de otra cosa. Y creamos en los objetivos que consiguen que las personas hagan más grandes las empresas, y viceversa.
    Feliz día a tod@s

    • Roberto sólo puedo decirte que muchas gracias por complementar lo que yo he intentado decir en el post. Totalmente a favor de la regeneración de nuestra profesión, si creemos que tenemos un gran valor para las organizaciones, ahora tenemos que plantear las vías para poder convencer y demostrar a través de resultados que la gestión de personas es el pilar fundamental para construir organizaciones con valor añadido.
      Un cordial saludo.

  3. Después de tantos siglos de esclavitud y de trabajadores mal pagados y explotados es difícil que los directivos actuales cambien rápidamente de “chip” por algo que no sea Recursos Humanos o lo que me he encontrado más recientemente HCM (Human Capital Manager, Gestión del Capital Humano).
    Pero toda esta manía de las empresas de convertir todo en euros o dólares hace que sobre nuestras cabezas siempre exista un € o $. Y mientras este departamento dependa del financiero (que es el que nos controla en qué nos gastamos el presupuesto que se nos asigna), da lo mismo cómo nos llamemos.
    He oido decir en multitud de ocasiones a Head Managers, Directores Generales o como cada uno quiera llamarse, que la parte más importante de la empresa son los empleados que integran la empresa o empresas. Bonita forma de quedar bien ante muchos colegas, pues podiía demostrarse que había más inversión en otros departamentos de la empresa que en lograr mejoras sociales o preventivas a favor del empleado.
    En la actual crisis y en anteriores (y casi apostaría por las siguientes), que por donde se seguirá recortando para que la empresa tenga mayor fluidez de dinero será por medio de los despidos y en muy pocas ocasiones se ha empezado a realizar recortes por otros departamentos y/o en gestiones que hace que se derroche mucho capital y/o en nuevas negociaciones retributvas y/o de beneficios sociales. Deben sin saber todavía nuestros directivos, que el despido estrangula rápida y eficazmente la economía y la mesura de los salarios en épocas de crisis la fortalece.
    De todas formas, creo que podemos llamarnos como queramos, siempre y cuando cambiemos para que dejen de vernos como “fabricantes” de nóminas, fríos “despedidores” y “pensadores de mejoras sociales siempre y cuando sea una mejora mayor para la empresa”
    Creo que primero la empresa tiene que marcar el objetivo que quiere seguir la empresa con las personas con las que trabaja y posteriormente cambiar el cartelito del despacho, bien por “departamento de la felicidad” o “área de sin derechos y malpagaos”.

    • Está claro que no es nada fácil hacer entender que las personas son una inversión y no un gasto del cual hay que deshacerse cuando la cuenta de resultados no nos da lo que queremos…. pero yo estoy tranquilo…. y la tranquilidad me la da, el saber que nuestros argumentos son validos y que además aportan resultados “cuantitativos” a las organizaciones. Tenemos que seguir empujando y haciendo cambios pequeños o grandes (lo que cada uno podamos dentro de nuestros entornos de influencia para ir evolucionando las prácticas) yo me niego a creer que dentro de 10 o 20 años tengamos que seguir hablando de la involución de los recursos humanos.
      Mil gracias José Manuel por tu comentario, lo que más me aporta de escribir post es conocer vuestros puntos de vista.
      Un abrazo.

  4. Excelente reflexión José Luis, totalmente de acuerdo con tus comentarios. Yo la llamaría área de relaciones humanas y profesionales, esto último para marcar el àmbito empresarial que da forma a ese tipo de relación, y para que el liderazgo se encuadre dentro de ese ámbito (es muy fácil que si se crea un ámbito de amiguismo se ´pierda´ la relación profesional entre supervisor y supervisado y por ende se debilite o ausencie el perfil de lider de quienes tienen equipos a su cargo).
    De todos modos es importantisimo gestionar ante el CEO de la organización estas reflexiones para que conformen los principios fundamentales de la organizaciòn.

    • Norma, gracias por compartir tu punto de vista, y has apuntado algo muy importante, “mantener las relaciones profesionales”. esto no consiste en ser los “colegas” de los empleados, sino en aportar todos nuestros conocimientos para ayudar a las personas “profesionales” a ser mejores y conseguir mejorar los resultados de las organizaciones.
      La verdad es que igual no nos atrevemos a contarles estas cosas a los CEOS y Directores de negocio…. Tenemos que hacerles cambiar de visión y que sean nuestros principales “valedores”.
      Mil gracias Norma, un saludo.

  5. en 1998, me nombraron “dtra de RRHH! en una empresa publica. lomprimero que hice fue escribir siempre rrHH( el valor es lo humano!). en poco tiempo mimArea se llamo de Desarrollomde Personas. comparto que la denominacion es importante.

    • Lucia toda mi admiración, yo he trabajado bastante en el entorno público, y creo que puede entender que tu acción fue doblemente innovadora, todo un paso para conseguir transformar la función de gestión de personas.
      Muchos deberíamos de seguir tu ejemplo y dar pasos hacía lo que consideramos que debería de ser nuestro papel real en las organizaciones.

      Un cordial saludo.

  6. Varias veces me ha tocado soportar el comentario de “¿Estas en Recursos Inhumanos?”, ¿Será que efectivamente el área se ha enfocado en procesos, sistemas, nuevas herramientas y ha dejado a un lado su principal activo? Esto lo menciono porque a pesar de que busquemos cambiar el nombre, la imagen que proyectamos puede hechar en tierra todo este esfuerzo.
    El área debe de ser un detonante de desarrollo para toda la organización, por lo que el título que tengamos debe de estar acompañado con esto. Mi propuesta es Capital y Desarrollo de Personas.
    Las personas forman el activo principal de la empresa y su desarrollo debe de ir ligado al de la empresa. De nada sirve trabajar en una empresa que es lider en el mercado, si el personal se encuentra en el último escalafon de las prioridades. Debe de ir de la mano. Al mismo tiempo debemos de “vender” a la persona que su trabajo es la base del éxito de la empresa.
    Si no nos vemos como parte de la empresa, lo que consiga o deje de conseguir será ajeno a todos y no veremos el panorama de oportunidades que nos pueden ofrecer para el Desarrollo.

    • Luis coincido contigo en que en muchos casos, partimos de una mala imagen, o se nos tacha del departamento del “pinta y colorea” “de los felices” (en épocas de bonanza) o se nos tacha de los “inhumanos” de los causantes de los despidos…. tenemos que ser profesionales y saber analizar el por qué de estas críticas y de esta imagen, yo creo que al margen, de que a los países latinos nos encanta criticar al de al lado para ensalzarnos a nosotros mismos, podríamos ver que igual no hemos comunicado bien lo que hacemos, o que no estamos haciendo nuestro rol como deberíamos.
      Por lo que como tu comentas es hora de reconstruir esta imagen, posicionarnos de nuevo y aportar el valor que creemos que podemos aportar a las organizaciones a través de las personas.
      Muchas gracias por tu aportación!

  7. “People & Culture” me parece un nombre mucho más acertado.

    Actualmente los departamente de RRHH son títeres de las políticas ahorradorad corporativas.

    Mientras un empleado sea analizado estrictamente bajo el parametro del “Head Count” esto no cambiará.

    Es trabajo del departamento de People & Culture de cambiar esto y hacer que el resto de la compañía entienda que se está gestionando algo más que un recurso.

    • Andrés me gusta la combinación de People y Culture, creo que son dos grandes retos.
      Yo me pregunto ¿Y que pasa con los cambios organizativos? también son parte de nuestro trabajo, ¿no? yo lo creo firmemente como puedes comprobar con el propio nombre de mi blog…. creo que se nos escapa una realidad de las dos que forman nuestra razón de ser…. “el desarrollo organizativo”.

      Un saludo y gracias por tu visión!

    • Lo que creo es que hay que llamar a las cosas por lo que son, y tienes razón muchas organizaciones se pueden ahorrar el cambio de nombre porque lo que hacen es gestionar recursos, como tu misma comentas. Otra cosa es que los que gestionan recursos no quieran evolucionar y crear más valor a través de sus prácticas, y esa transformación deje corto el concepto “recursos humanos”
      Muchas gracias por tu comentario! Un cordial saludo.

  8. Muy buena reflexión José Luis.
    La verdad que es algo que nunca me había planteado pero podría ser buen momento para cambiarlo Me gusta que aparezca en el nombre la palabra personas como han apuntado en algún comentario, y también la palabra EQUIPO, creo que se puede incluir un valor de compañía dentro del nombre de un Dpto. Una posible opción “Desarrollo de Personas y Equipos”

    • Muchas gracias Pablo por tu comentario, la verdad es que el cambio de nombre es más algo significativo sobre el propio cambio en la función del área, me gusta que aparezca la palabra “persona” y “equipo”.
      Un saludo!

  9. José Luis,
    Un post que refleja con optimismo el sentir de muchos profesionales y abre el camino a una nueva forma de ver el mundo de las personas en las organizaciones.
    A mí, la expresión que más me ha gustado es “Departamento de la gestión de la felicidad”, pero quizá es deformación profesional ya que tengo todas mis redes sociales con el leit motiv COMPARTE POSIVO.
    Saludos #positivos.
    Virginia

    • Virginia muchas gracias por tu comentario, el objetivo del post es marcar el reto que tenemos que impulsar dentro de las organizaciones, tenemos que convencer a quien toque de que es el único camino para mejorar las organizaciones. Tenemos un gran reto pero tremendamente bonito! Un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s