La cultura como elemento de cambio: Antropólogos Organizativos

Cuando estudiaba en la universidad, me apasionaban las asignaturas relacionadas con la Antropología, y cómo los antropólogos se introducían en diferentes tribus y sociedades para entender la cultura de estos lugares, con el objetivo último de conocer los porqués de sus costumbres, tradiciones, reglas, acciones y hábitos de comportamiento, estructuras de poder y reparto de roles o incluso sus miedos y creencias.

Lo interesante de estos antropólogos es que no emitían juicios de valor, sino que analizaban los diferentes elementos de la cultura a través su propia observación en primera persona.

Unos cuantos años después, cuando comencé a trabajar en el mundo de las organizaciones, tuve claro el paralelismo entre lo que contaban los antropólogos en sus análisis de las sociedades y los elementos que yo veía en primera persona en diferentes organizaciones.

Aspectos como ¿por qué no funciona algo en una organización que ha funcionado a la perfección en otra? o ¿por qué dos empresas con los mismos recursos y características no obtienen los mismos resultados? (entre otros miles de ejemplos) se podrían explicar por los diferentes elementos que forman parte de la propia idiosincrasia o cultura de la organización.

En mi concepción personal, el departamento de capital humano, tiene que ser el catalizador de este entendimiento siendo, en una gran parte de su tiempo, antropólogos organizativos.

El punto de vista antropológico nos aportaría en las organizaciones un profundo conocimiento de los porqués dentro de los muros de nuestras empresas y ayudaría a comprender cómo tenemos que actuar para alcanzar el éxito y evitar fracasos al alinear la cultura con las necesidades del negocio.

Malinowski-el-etnógrafo1¿Cómo podemos cambiar o implantar una acción con éxito sin entender como encajará dentro de las organizaciones, de sus empleados, de sus hábitos, de sus reglas, de su modelo de gestión, de sus valores…?

Yo he vivido en primera persona la implantación de muchos cambios en diversas empresas, y por lo general, se presta muy poca atención al encaje cultural a la hora de plantear los cambios, y muchos se pueden sorprender cuando los resultados en el medio plazo no son los esperados, perdiendo durante el periodo trascurrido, tiempo, esfuerzo, y dinero.

Se puede pensar que las organizaciones no son como las sociedades y que la importancia de la cultura es menor, ya que las primeras tienen unos objetivos comerciales que marcan las relaciones y las reglas de comportamiento.

Es cierto que los objetivos de una sociedad y de una organización no están alineados, pero en los dos casos generan una serie de acciones, procesos, hábitos, normas de comportamiento, roles, reglas… que en conjunto desarrollan su propia manera de alcanzar las metas y las diferencian de las otras organizaciones.

Estos diferentes elementos que forman parte de la cultura constituyen la base del día a día de las organizaciones, y tejen una red en la que podemos quedarnos atrapados si no llegamos a entender a la perfección.

La cultura de las sociedades evoluciona a través de los cambios planteados en diferentes ámbitos sociales, o se transforma de manera radical a través del desarrollo de revoluciones que rompen los paradigmas establecidos, pero la cultura de las organizaciones tiene que estar alineada con las necesidades del negocio.

Cada organización tiene que tener una cultura propia y que sea un impulso para alcanzar sus objetivos, y uno de los retos del área de RRHH tiene que ser el conocer a la perfección los elementos y la evolución de los mismos para poder incluir cambios y tratar de amoldar la cultura a los intereses de las empresas.

El éxito o el fracaso pueden depender de la flexibilidad de una organización a la hora de asumir cambios y para ello, tenemos que conocer y entender al detalle la cultura para poder transformar la misma.

Tenemos por ello que pasar un mayor porcentaje de tiempo, como lo hacían los antropólogos en las tribus, no sólo analizando sino entendiendo los porqués, para poder evolucionar y transformar, trazando el manual de instrucciones de nuestras organizaciones, para poder llegar a sacar el máximo partido a nuestros recursos y ampliar con ello el éxito de los negocios.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s